domingo, junio 04, 2006
Maxima Seguridad
Yo voy a ir al cine a las 9:10pm pero ya me tengo que ir por la Mike a su trabajo, cierra bien las puertas de la casa –le dije a mi hermano, y me fui-

Mientras conducía decidí que después pasar por mi amiga regresaría a casa sólo para verificar que todo estuviera en orden; puertas con cerrojos, luces apagadas, llaves del agua sin estar goteando y aires acondicionados en OFF. ¡Pero qué escándalo! ¡Si sólo te irás un par de horas al cine! ¿No? Todo lo que digo suena como si la casa quedara abandonada por meses, lo sé, lo sé… se que sueno como una abuelita exagerada y quisquillosa, pero es que mi hermano es bastante despistado, la seguridad para él es nula e inexistente. Piensa que aun podemos dejar puertas y ventanas abiertas con un letrero de “pase usted y siéntase como en su casa” y honestamente, mientras me estacionaba pasaba por mi mente una escena donde llegaba a casa y encontraba todo desmantelado y me puse un poco nerviosa, traté de no pensar en ello en el resto de la noche.

Desafortunadamente, tuve unos contratiempos y no pude darle una “checada” a la casa antes de la función, pero intentaba en lo más profundo de mí ser que todo estuviera bien.

Por unas palomitas y dos té jumbo son $98.50 –nos dice el muchachito algo amanerado que atendía la dulcería- si quieren, les puedo dar más salsitas con lo que sobra de cambio –nos ofrece para terminar de redondear en tres cifras nuestro cosumo- Seguro le digo y volteo a ver a Mike y me dice –voy al baño antes de que empiece la función, ¿quieres ir?- sí- le contesté- pero qué asco entrar con la comida mejor ve tu, yo no tengo tantas ganas; pero si la necesidad me atosiga en plena función no importa, yo me salgo, total, ya leí el libro- y con eso dicho Mike se ausenta unos minutos.

Con dos horas y media después y un té jumbo postrado en mi vejiga se da por terminada la función. Salimos apresuradamente ya que Mike quería ir de nuevo al baño, yo también pero decidí esperar, ¡pues vivo a sólo cinco minutos del cine qué más da! No hay como ir al baño de tu casa, ¿cierto?

-No puedo creer que aguantes tanto Diana- me decía asombrada, admirándome, anonadada de tal hazaña –Yo entré antes de la función y después y tu puedes controlarte aun con un té jumbo sólo para poder entrar en tu casa ¡WOW!- me decía mi amiga, y yo con un tanto de soberbia le respondo –por algo me conocían en el mundo de las borracheras como la “vejiga de oro”, suelo aguantar mucho- le presumo al mismo tiempo que doy vuelta por la calle de mi casa.

Todo se ve en orden, la casa está cerrada, las plantas siguen en donde deberían de estar, la cochera no se ve alterada ni tampoco hay agua corriendo por la puerta de entrada. Ayyy Diana pareces una vil abuela- pensé en mis adentros- pongo mi mano sobre la perilla de la reja, la giro y no la puedo abrir. ¿Uh? ¡ah! Tiene llave, Ohhh… mi hermano ¡Qué lindo! ¡Dios escuchó mis plegarías y al fin ha puesto harta seguridad en el hogar que con tanto sudor y sacrificio han forjado nuestros queridos padres! –Entraremos por la cochera- le digo a Brenda. Aprieto el botón, se desliza el portón y caminamos hacia la puerta de servicio. -¿Sabes? Ahora si tengo muchas ganas de entrar al baño y nada más me falta que la puerta trasera tenga el pasa-dor…-

En ese momento, mi mano se encuentra intentando jalar la alambrera de la puerta pero, el PASADOR que se encuentra puesto por dentro no me lo permite. ¡No me jodas! ¡A quién se le ocurre cerrar el cerco con llave, puerta trasera con pasador, llave y candado! ¡Qué hice Dios mío! Crié un monstruo de la seguridad y ahora ha puesto seguridad de más.

Ah no, eso si que no, QUIERO ENTRAR AL BAÑO, QUIERO ENTRAR A MI BAÑO y ni siquiera puedo entrar a mi casa. Tomo el celular e intento hablar con mi hermano y sólo obtengo una respuesta

“Por el momento el usuario no contesta. La llamada será cobrada después del tono, gracias…”


Grrrrrrrhhhhhhh ¡Ahhhhhhhh! ¡Van a rodar cabezas! ¡Va arder Troya! y mientras hago mis corajes en plena calle, con el celular en un mano y con la otra tocándome el vientre, Brenda; intenta brincarse el cerco. No funciona. Gracias a la extrema seguridad con la que fue hecho, las piernas de cualquier ser mortal viviente sobre la faz de la tierra no te permiten brincarte el cerco, pero en esos momentos en que mi vejiga está a punto de reventar; desearía ser una delincuente “brinca cercos y bardas” y tener de acompañante a un malhechor y no a una tierna y delicada ingeniera en sistemas.

Intento llamar a mi hermano, y la respuesta es la misma estúpida grabación. “GRACIAS” ¡Hartas gracias! Ya no aguanto, ya no aguanto, ya no aguanto, si se me aparece un genio en estos momentos le pediría un baño limpio, un pedazo de papel o ser hombre y poder orinar de pie.

-Contesta hermano contesta- le digo imploro al celular y sigo intentando comunicarme con él.
-¿Qué pedo?- Me responde mientras la rola de “lo que pasó, pasó entre tú y yo…” hace fondo, ¡perrea nena! ¡perrea! Y una buena pachanga se alcanza a percibir a distancia.
-¡CERRASTE TODO CON LLAVE, TODO, TODO, TODO. INCLUSO LA ALAMBRERA DE LA COCINA TIENE EL $#&# PASADOR NO ME JODAS ALBINO A QUIÉN SE LE OCURRE! –Le digo apunto de que me dé un paro respiratorio por mi tremenda exaltación.
-¡Qué madre! Me dijiste que todo lo cerrara con llave y pues eso hice, al rato le caigo a la casa- perrea nena, perrea se sigue escuchando de fondo-
-No, que al rato ni que la nada, tengo tres horas y fracción queriendo ir al baño y un té que ya necesita evacuar el área, ¡ven abrirme las puertas pero YA!
-Ay a la… m…. sobres pues- Y termina la llamada-.

Los minutos comienzan a transcurrir, y no saben lo que esos minutos significaron, fue un duelo contra mis necesidades fisiológicas y mi autocontrol. Mike como la amiga linda e incondicional que tengo, me ofreció un par de servilletas con el emblema “Cinemark The Best Seat In Town” impregnadas en ellas. Yo con mi poca dignidad le dije que no, la “vejiga de oro” no se raja y me aguanté y seguí esperando. De pronto, un auto a exceso de velocidad vira por la esquina, se estaciona, y se baja mi hermano con las milagrosas llaves del cerco en su mano. Las introduce, quita el seguro de la chapa, gira la perilla y tarán: la reja está abierta y me invita a que cruce a través de ella, a que abra la puerta principal y que corra velozmente hasta llegar al alivio de todos mis corajes esa noche: el inodoro del baño.

Diana
 
posted by mommy at 9:56 p. m. | Permalink |


11 Comments:


  • At 10:06 p. m., Anonymous edward

    SSSSSSHEEEEEEEEEEEEEE MIONA :P

     
  • At 10:09 p. m., Blogger mommy

    Vete al carajo, ya quisiera verte aguantándote 3 horas con un litro de te en la vejiga y esperar a que tu hermanito reggetonero se digne a venir abrirte las puertas.

     
  • At 5:38 p. m., Anonymous Mike

    No era un té chico, ni mediano... ni grande... era JUMBO

    mis respetos Diana, en tu situación yo si me hago, jajajaja por algo decidí entrar antes y después de la función.

    Despreciaste mis servilletas :'( jajajajajajajajaja que pudieron sido muy útiles en esa situación jajajajajajaja

     
  • At 11:45 p. m., Blogger mommy

    Gracias por las servilletas Mike pero prefiero el papel donde sale el labrador jugando con el jajajajaa.

     
  • At 1:47 p. m., Blogger marys

    muy mal que te aguantes tanto ñaña, se te van a echar a perder los esfínteres... y de viejita en vez de la vejiga de oro va a ser la vejiga plastificada, por los pañales que vas a tener que usar todo el tiempo :P

     
  • At 4:14 p. m., Blogger mommy

    Jajajajaja hay que verguenza el regaño Marys, pero la neta prefiero correr el riesgo a pescar algo en los baños del cine, con la pena... jajajajajaja

     
  • At 1:08 a. m., Blogger ChaChoNeGer

    Simon Diana se te puede crear el sindrome de la incontinencia, mejor pa la otra llevate un patito de esos que dan en el seguro, o uno de esos baldes que sobran cuando pitan casas, o un pañal ya de plano aca huggies ¿no?... arre pues... JojoJojoJo...

     
  • At 4:55 p. m., Blogger Masiosare

    jeje te habéis salvado por una miada.
    Saludos, Mommy

     
  • At 6:56 p. m., Blogger mommy

    Chacho: espero que eso jamás suceda.

    Masiosare: ¡Ya se! ¡Casi, casi! pero no me rajé, no me rajé...

     
  • At 9:34 a. m., Blogger marys

    por eso se debe hacer de 'aguilita' para no pescar nada en los baños públicos :P
    y tener saludables nuestros órganos

     
  • At 9:49 a. m., Blogger mommy

    Ayyyyyy no Marys, me es muy difícil, créeme, pero tendré en cuenta tus sabios consejos ;)