sábado, julio 29, 2006
sándwich arvayo valencia
Pues yo no sé, pero le dije a mi mami: “mami no dejes que llegue tan tarde la Marbella– Nos presumía con autoridad una compañera del trabajo- Y mi mami me hace caso, ¡pues que madre! Cuando yo tenía su edad llegaba a las dos de la mañana como máximo y ahora esta chingada chamaca hace lo que le da la gana con mis papás y pues no -Continuaba mientras daba un bocado a su almuerzo-

-Es lo bueno de ser la pequeña- opinaba otra compañera-

-O lo bueno de ser la mayor- recalcaba una mas- Porque así, tus papás te hacen caso y puedes corregir a tus hermanos por medio de lo que ellos hicieron contigo-

-Es cierto- afirmó otra compañera que es madre y que nos compartía sus experiencias con el pequeño, el mediano y el mayor de sus hijos.

Yo estaba sumergida en las profundidades del diseño y bien refundida en mi cómoda silla, pero no podía evitar hacer afirmaciones con mi cabeza acerca de lo que se comentaba. Mientras más hablaban de las prolongadas salidas nocturnas de Marbella, las enormes ventajas que tenía el hijo mayor de la señora Marta y de las ventajas que existen entre los mayores sobre los menores y de cómo los menores pueden hacer “más cosas que las que ellos hacían” comencé a reflexionar y concluir que: ¡Es una chinga ser el mediano! O como comúnmente le decimos: el sándwich.

Yo, Diana Lourdes, soy el sándwich de mi familia. Soy la que le lleva la menor diferencia de edad a mis hermanos y con la que de cierta manera todos platican. Si la mayor se peleó en el trabajo con el segundo me lo dice. Si la menor se molestó con la mayor por asuntos de vanidad me lo dice. Si el segundo se pelea con la menor porque la menor se peleó con la mayor también me lo dicen, porque soy la mitad, porque soy el sándwich y el sándwich es eso, un punto medio en asuntos familiares. No goza de las ventajas del mayor como su enorme poder de acción y decisión. O de como con la menor es educada con sumo consentimiento y de como la palabra “castigo” no figuran en su vida.

Ser el sándwich no implica ventajas, pues como eres la mitad no tienes rango absoluto en la jerarquía familiar. Tampoco gozas de una sobre dosis de consideraciones porque “eres la bebé de la casa”. Ni mucho menos poder de decisión y/o influencia (cándil pues) contra los menores. ¡Es terrible ser tan transparente!

Ah… si pudiera acomodar a mi familia en el sándwich jerárquico quedaría de la siguiente manera:

+Flor y mi sobrinita Valeria: serían las aceitunas porque éstas siempre se encuentran en la cumbre del sándwich. Ellas tienen esa representación porque no en todos los sándwiches las encontramos, y represento así su ausencia en nuestro hogar, pues no viven con nosotros pero no necesitan hacerlo, ellas son las reinas, amas y señoras de cada metro cuadrado de esta casa cada que nos visitan. ¡Ventaja de ser la mayor y con nietos para los abuelos! jajajajajaajaja

+Albino: Es el segundo al mando del negocio familiar. Él es la eterna inspiración de mi mamá en la cocina, tiene ventaja ante el agua fresca, las tortillas tostadas o el aguacate que está muy caro. Además siempre tiene preferencia de lugar en el auto en el que realizamos los inolvidables viajes familiares. A él lo represento con la carne por ser una parte fundamental del sándwich de la cuál, simple y sencillamente no se puede prescindir.

+Carolina: la pequeña de todos, es representada con la verdura, por ser una chica Light dentro de la familia así como por ser un elemento importante en cualquier sándwich. Ella no fue educada con la vieja escuela con la que fue tratada mi hermana mayor y por ello puede salir mas, tener novio a “edad prohibida” (según mis papás) entre otras cosas. Son los ojos de mi mamá cuando andamos comprando trapos y chácharas con los gringos.

Yo, Diana, soy la tercera y me encuentro en la mera mitad del sándwich jerárquico familiar. Llevándoles tan sólo 4 y 5 años de diferencia de edad a la mayor y a la menor yo me represento con la mostaza. Soy esa parte amarga que todo sándwich debe de llevar y de la que muchos a pesar de decir que no les gusta optan por añadirle un poco a sus emparedados. Yo siendo la mostaza puedo estar embarrada o no en el pan y pocos lo notarían. La mostaza no tiene grado de relevancia en la elección de un sándwich contrario a las verduras o la carne.

A pesar de que no gozo de tantas ventajas como mis tres hermanos, me resigno. Es chistoso como esto de las “jerarquías sandwichísticas familiares” ocurren en todos lados, no imaginé que fuera así.

Al concluir la conversación con mis compañeras de trabajo sonreí y me dio gusto saber que no soy la única a la que le sucede esto, pues como ellas mismas mencionaron le hacen la vida pesada a sus hermanos y tengo la certeza de que hay más sándwiches haciendo corajes internos cuando suceden este tipo de cosas y también sé que a veces, al igual que a mí, les gustaría saber que se siente ser una aceituna, un tomate, una lechuga pero no mas una embarrada de mostaza sobre el pan, ese pan que simbolizo con mis padres.


C’est la vie
Diana
p.d. ¿alguien necesita una embarrada de mostaza en sus panes?

 
posted by mommy at 10:05 a. m. | Permalink | 27 comments
jueves, julio 27, 2006
egodiana
 
posted by mommy at 11:46 p. m. | Permalink | 9 comments
lunes, julio 24, 2006
a la carga


Terminó la primera semana en mi nuevo empleo. Aun siento esa “pena” por preguntar ciertas cosas o pedir favores. Siempre tengo dudas en donde están “x” archivos, cómo está diseñado cierto template, entre otras. En estos cinco días ya me grabé los nombres de todos, aunque muchos aun no se saben el mío. Ha sido una semana tranquila, relajada con pequeños conflictos de dónde y cómo carajos estacionar el auto, pero no ha sucedido ningún rayón o un golpe de que preocuparse.


De mis compañeros de trabajo no puedo decir mucho, desagraciadamente los hombres y las mujeres no conviven mucho entre ellos por lo que siempre están aislados unos de los otros y no existe tal compañerismo de trabajo. Es chistoso, como chocan entre ellos. Parece que se tratara de un viejo matrimonio con fuertes problemas de empatía. Cuando las mujeres comienzan a platicar, los hombres cierran fuertemente la puerta en una señal de “cállense”. Cuando los hombres van al OXXO por chulerías no les dicen a ellas. Por su parte, las mujeres se comparten la comida y todos los viernes una le lleva comida a todas como parte de una ronda culinaria.


Mi jornada laboral termina a las tres de la tarde, la hora más candente en esta ciudad, en la que mi piel se pone roja, el sudor comienza hacerse presente, y mi garganta se seca como el resto de la vegetación que intenta adornar los Bulevares. Conduzco aprisa para llegar a mi casa. Tengo el mismo disco de The Gathering puesto desde que tengo el chingado estéreo, pero no me importa, me relajan mientras subo por la Reforma para llegar en menos de 7 minutos a mi casa. ¡Eso es lo que adoro de mi nuevo trabajo! Distancia / Tiempo.


No hay mucho que decir, aún me quedan muchos mitos por descubrir, tales como si es cierto que uno de ellos tiene problemas con su higiene personal y una capa de masilla está siempre presente en sus dientes, o conocer al eterno amargado que siempre emite comentarios venenosos en la oficina o al mandilon, que su esposa no lo deja conversar con las chicas de la oficina entre otros personajes. ¡Ah…! Pero bueno, supongo que esas serán otras de las cosas que tendré que averiguar en el transcurso de las semanas, mientras, seguiré siendo “la nueva que habla muy poco”.


Diana

 
posted by mommy at 9:47 a. m. | Permalink | 25 comments
sábado, julio 15, 2006
El clima según mi mamá

-No, no, no quiero que llueva ¡qué diablos! ¡acabo de lavar el #”%$# carro!- reclamo con la camiseta empapada de sudor y el pants remangado como un auténtico lavacarros de Catedral.

-No creo que llueva mijita –me dice mi mamá experta en la materia meteorológica- Ya ves lo que dicen.

-¿Qué es lo que dicen mamá? –le pregunto intrigada mientras miro al cielo en espera de que las nubes de dispersen-

-Que en Sonora no llueve porque está lleno de jotos. –Y mira muy segura hacia al cielo-

Entonces, yo muy indignada bajo la mirada y le digo:

-Mamá con el respeto que te mereces pero… ¿qué clase de respuesta es esa? ¿de dónde sacas eso? ¿qué joto o macho lo avala?

-Ayyyy mijita pues… no me creas, eso es lo que dicen, que es el castigo de Diosito y por eso no nos manda lluvia para que tengamos calor, mucho, mucho calor como el que hace ahorita.

-¿Y qué relación tiene la lluvia con la preferencia sexual de las personas que viven en Sonora mamá?

-Pues que si no llueve, no van a querer estar en un lugar donde sudan mucho- y se marchó muy segura de su “teoría” sobre la sexualidad sonorense hacia el interior de la casa-

Yo me quedé perpleja y un poco deprimida, pues mientras no llueva la sequía se prolongará, tendremos muchísimo calor y los hombres heterosexuales así como el agua escasearán… bueno según mi mamá y sus conocimientos en meteorología.

Diana
p.d. se busca muchacho guapetón con el calcetín bien puesto.

 
posted by mommy at 7:54 p. m. | Permalink | 30 comments
martes, julio 11, 2006
no se me había olvidado.


Soy una mujer de palabra, he dicho.
Diana
 
posted by mommy at 10:40 p. m. | Permalink | 13 comments
domingo, julio 09, 2006
L' Italia è campione del mondo.
La copa del mundo ya terminó y estoy llena de nostalgia, de felicidad, muy contenta; esperando a que pronto se llegue el 2010. ¡Ah...! Tengo tanto que decir, pero esta vez dejaré que las imágenes hablen por si solas...

Estas son unos de los mejores momentos de la final del mundial Alemania 2006. L' Italia è campione del mondo.
 
posted by mommy at 11:19 p. m. | Permalink | 12 comments
viernes, julio 07, 2006
maldito insomnio

Tengo un poco más de dos semanas sin poder dormir. Nunca había pasado por algo similar. He tenido "días malos" en los que no duermo, pero nunca habían sido continuos ni mucho menos por más de 15 días. Ya no aguanto más, estoy cansada, me siento débil y no se qué hacer. Durante el día mis ojos quieren cerrarse y por la noche quieren permanecer siempre abiertos. Me duelen, me arden, las ojeras se me han acentuado todavía un poco más y me siento desarmada ante esta situación, no tengo el control y me siento impotente al estar padeciendo un insomnio terriblemente jodón que me está volviendo loca.

Estoy hasta la madre de contar borregos por la madrugada, de recordar fechas históricas o de hacer juegos de palabras para intentar ganarle al insomnio. ¡De verdad! que estoy a punto de venderle mi alma a Morfeo para que de una vez por todas me permita dormir.

No es que no pueda dormir poco, es que simple y sencillamente ¡No duermo! Yo soy buena para aguantar pocas horas de sueño, pero bien dormidas ¡caray! Cuando estaba en la universidad las desveladas eran voluntarias, tenía que terminar tareas, estudiar y pintar cuadritos de colores, al menos mientras lo hacía, sabía que eran horas-no-sueño bien invertidas. De todas esas horas me queda el consuelo de que todas las ojeras generadas en esas noches universitarias están respaldadas por el conocimiento que adquirí en 4 años. Pero.... ¿pasar la noche mirando el horroroso "tirol" que hay en el techo de mi cuarto? ¿Picándole a mi celular a ver quien se apiada de mí y me responde mensajes que envío como a eso de las 4:40am? Pueden imaginar lo patético que es estar girando en mi cama sobre “mi propio eje” como si fuera un pollo rostizándome a ver si de esa manera me “canso” y me “duermo”. Peor aun, tener que encender la televisión y soportar los infocomerciales sin conseguir mi objetivo. ¡Es horrible!

Lo más triste es cuando parece que por fin lo he logrado, cuando parece que ya me voy a quedar dormida y repentinamente me despierto, miro el reloj y sólo han transcurrido unos cuantos minutos. ¡Con un carajo! De verdad, paso tanto tiempo intentando conciliar el sueño, que mientras lo hago, mis pupilas ya se han dilatado tanto, tanto, tanto pero ¡TANTO! que he desarrollado una “poderosa” visión nocturna que me permite ver todo lo que ocurre en mi cuarto sin una gota de luz. Ñaca-Ñaca. Lo gacho es cuando checo la hora en el celular, grhhhh ¡me arden los ojos! ¡arden como si me echara chiltepín sobre ellos!

¿Qué si qué he hecho al respecto? Ahí les paso los tips que me han recomendado:

+Lee antes de dormir /// No funciona, me entretiene.

+Duerme con la tele encendida /// Me pico con los programas y sale peor, (sí… hasta con los infocomerciales, por cierto ¿ya vieron el que quita rayones y golpes en los autos? ¡qué maravilla!)

+Recarga tus pies hacia arriba para una mejor circulación /// ya puse mis pies, mis manos, mi cabeza, hasta mis pestañas y no funciona.

+Tómate una cucharada de miel /// Con eso lo único que logré fue tener más azúcarrrrrr y permanecer más tiempo despierta.

+Encomiéndate a Morfeo /// Creo que eso era de risa, pero igual en mi desesperación casi hacía un pacto satánico con el diablo y nada.

+Ten una conversación aburrida /// No he hallado a la víctima. ¿Víctimas?

+Date un masaje en los párpados antes de dormir /// No funciona.

Y creo que son todos. Como nada me ha funcionado y en mi casa no me permiten utilizar las pastillas que se toma mi mamá para dormir -malditas jerarquías familiares- he decido intentar el único consejo con el cual estoy +1000% en contra, traiciona mis ideales, mi amor, mis creencias, e incluso casi, casi mi religión: dejar de tomar café.

Es una dolorosa decisión pero algo tengo que hacer. Algunos dicen que esto me trae alterada y que no duermo, cosa que no creo, porque prácticamente soy inmune a la cafeína y tengo desde los 10 años siendo una fiel bebedora de esta deliciosa bebida…. -Uhmm yummiii- ¿En qué estaba? ¡ah sí! Les cuento que hay veces que para relajarme tengo que tomarme un café y conciliar el sueño, pero… como ya hemos aprendido a lo largo de este blog varias “lecciones de vida” y como no me gusta decir “nunca digas nunca”, esta vez, voy a intentarlo antes de diagnosticarlos como locos a todos aquellos que me piden que lo intente y dejaré de defender a mis tazas y cafeteras como si fuesen mis propios hijos. Snifff…

¿Qué si qué haré para saciar mis ganas de tomarme una rica y caliente taza de café? Snifff, algo que a mis tazas no les va agradar: tomaré té. ¡Anda, anda! Búrlate de mí. A partir de hoy puedes comenzar hacerlo y mientras lo haces yo brindaré a tu salud con una taza de té de manzanilla o canela y sabrá Dios que otros tantos que ya me compró mi madresita. Giak…



 
posted by mommy at 8:25 a. m. | Permalink | 21 comments
martes, julio 04, 2006
cierra todas tus ventanas


Hoy tuve una reunión con un antiguo cliente, tenía meses que no lo veía. Aún recuerdo la última vez que nos vimos; fue hace tiempo, todavía traía enredada sobre mi cuello una enorme bufanda roja con complejo de anaconda. El sol se ocultaba mucho más temprano y la frase “qué frío está haciendo ¿no?” era el perfecto “rompe hielo” en cualquier conversación.

Esa tarde nos quedamos solos en su oficina. Como yo me encontraba sentada frente a él, me pidió que me sentara a su lado para que ambos pudiéramos ver en el pequeño monitor de su ibook. Y eso hice. Jalé la silla y me senté a un lado. Mi cliente comenzó a dar clicks por aquí, clicks por allá y me mostraba varios ejemplos de diferentes portales para que me diera una idea general de lo que él necesitaba. De pronto avanza varias páginas hacia delante y ¡Oh! sorpresa… un portal porno-gay de esos muy, muy gráficos, con súper zooms en las zonas de nuestro cuerpo en donde usualmente no nos retratamos. Lleno de mensajes muy explícitos como “métemela aquí” “mámamela” “tú rico pirulín” entre otros.

A mí casi se me sale un ojo de la impresión y al santo señor con todo y su súper traje y con toda su inteligencia no se le ocurrió nada mejor que decirme “de esos me gustan mucho pero no aplican en nuestro proyecto” seguido de una carcajada pícara y jotolona. Yo me quedé sin qué decir. De pronto comencé a sentir que la bufanda que traía enredada en mi cuello me asfixiaba, que necesitaba aire y que la situación se estaba tornando incómoda. Ambos seguíamos mirando el portal pero ninguno de los dos desviaba la mirada o decía otra cosa, después de todo él no intentó poner un pretexto como por ejemplo “qué hace esto aquí” o “no se como apareció esto” así que me agarré de eso y me quedé morbosamente mirándolo a él, y él a su vez estaba atento a las imágenes que seguían en la pantalla.

Diana
 
posted by mommy at 9:35 a. m. | Permalink | 20 comments